Un comentario

  1. Bernardo Delgado

    Comparto el análisis, se trata de una situación muy compleja y todas sus derivas son indeseables. Pero continúo reflexionando valiéndome de lo leído y he comenzado a recordar.
    En Europa a comienzo de los años treinta se extendieron voces de políticos y ciudadanos pidiendo una intervención contra la Alemania del rearme del partido nazi. Los movimientos pacifistas europeos sin embargo hicieron que prevalecieran sus razones de paz apelando a la enorme carnicería humana que había supuesto la Primera Guerra y sobre la que Europa no podía recaer. De cuántos millones de personas muertas en la Segunda Guerra hablamos hoy…?
    Sería experimentar con gaseosa que Obama no interviniera y esperar entonces la reacción de Asad a la hora de combatir a la oposición sabiendo que Estados Unidos y el mundo se sentían paralizados ante el temor al estallido del polvorín de Oriente Medio…
    Si es Asad el criminal habrá que perseguirle ahora que tiene el poder y si los que le sucedan un día cometen crímenes habrá que perseguirlos después. Dado cómo somos los humanos y cómo es este mundo el temor a un gendarme hace que los conflicto se mantengan dentro de ciertos límites, si este queda inoperante u otros no sabemos quiénes tomarán su lugar o de no haber ninguno se desatará una mayor barbarie.
    Ya sé que esto y todo lo que tenga que ver con esto no nos gusta, y que nuestros sentimientos acostumbran a hablarnos muy fuerte… y es lo humano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *