Un comentario

  1. Fantástico!. Hace treinta años que no limpiamos las telas de araña de nuestros lugares comunes; parece que fue ayer cuando las arañas comenzaron su trabajo.
    Escribes como mi madre hacía bolillos. Fantástico. Seguiré leyéndote.
    Ahí te dejo mis datos de contacto
    Un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *